Futbol

El nexo entre el futbol mexicano y el crimen organizado VIDEO

El mundo del futbol y del crimen organizado parecieran ser entes ajenos el uno del otro, sin embargo, no lo son del todo. Y es que el deporte mexicano ha tenido varios capítulos donde ambos se relacionan, dejando en evidencia que están más cercanos de lo que imaginamos.

Están los episodios de cuando Jared Borgetti asistió a la fiesta de Francisco Rafael Arellano Félix, misma en la que el famoso capo perdió la vida tras ser baleado por un criminal que asistió al evento vestido de payaso; o la vez que el dueño del equipo Mapaches de Nueva Italia fue detenido en las instalaciones del Club América por su relación con grupos criminales. Así que aquí te presentamos algunos casos.

Borgetti y los Arellano Félix

Un gran escándalo se desató en 2013 cuando el Semanario Zeta dio a conocer que Jared Borgetti estuvo como invitado en la fiesta de Francisco Rafael Arellano Félix, quien fuera uno de los líderes del cártel de Tijuana; incluso, la publicación divulgó una imagen del goleador del Tri con el entonces festejado, quien finalmente perdió la vida en aquella fiesta en la que celebraba su cumpleaños 63, luego de que un hombre vestido de payaso entrara y descargara su arma de fuego en su contra.

Asimismo, se reveló que en aquella fiesta, que terminó en tragedia, también estuvo como invitado el hijo menor de Julio César Chávez, Omar, quien estuvo acompañado por un grupo de diez personas, según relata el semanario.

Mapaches de Nueva Italia y los Caballeros Templarios

Fue un 8 de octubre de 2008 cuando un fuerte operativo de la SIEDO y la AFI se hizo sentir en las instalaciones del Club América en Coapa. Y es que las autoridades se dieron cita para capturar al dueño del equipo Mapaches de Nueva Italia, el michoacano Wenceslao Álvarez Álvarez, quien fue ligado primero con La Familia Michoacana y Los Zetas; no obstante, tras varios años en la cárcel en México, en 2017 fue extraditado a Estados Unidos, señalado como jefe de plaza en Nueva Italia, Michoacán, para Los Caballeros Templarios, y fue sentenciado en Georgia por delitos de asociación delictuosa, contra la salud y lavado de dinero.

El Mágic Mendoza y los Narco Juniors

El futbol mexicano entró en luto el 2 de noviembre de 2008, cuando el futbolista Juan David “El Mágic” Mendoza perdió la vida tras ser baleado mientras manejaba una lujosa camioneta, al salir del estacionamiento del Estadio Tres de Marzo, inmueble al que había asistido como aficionado para ver un partido entre Tecos y América.

De acuerdo a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco, al momento de su muerte el Mágic iba acompañado en la camioneta por el exfutbolista Miguel Ángel Zepeda Espinoza, así como por Omar Caro Urias, primo del fundador del Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero, y por Raúl Flores Castro, hijo de Raúl Flores Hernández. También iba Víctor Manuel Carranza Zepeda, quien fue detenido en 2012 en Zapopan, acusado de robo a casa-habitación.

El Gato Ortiz y el Cártel del Golfo

Una sorpresa mayúscula se llevó todo México cuando el 7 de enero de 2012, el guardameta Omar “Gato” Ortiz fue detenido al ser señalado como integrante de una banda de secuestradores en el municipio de San Nicolás de los Garza, en Monterrey, la cual estaba ligada al Cártel del Golfo.

En aquel momento, el cancerbero se encontraba fuera de las canchas debido a que estaba cumpliendo con una castigo por uso de sustancias prohibidas cuando era arquero de Rayados; el Gato Ortiz se encuentra en prisión, luego de que el 8 de enero de 2019 recibió una sentencia de 75 años de cárcel tras ser hallado culpable de tres secuestros.

Carlos Ahumada y los colombianos

El argentino Carlos Ahumada irrumpió en el futbol mexicano en el 2002 cuando compró al Club León y un año más tarde al Santos Laguna, equipos que terminó dejando en la ruina y que incluso la Secretaría de Hacienda le tuvo que embargar tras los videoescándalos en 2004 con el político René Bejarano.

Ahumada fue señalado por la cadena colombiana RCN y MundoFox y de haber obtenido 94 mil dólares de grupos del crimen organizado de aquel país, mismos que lavó en México cuando era dueño de los clubes aztecas.

Además, el argentino fue ligado con el narcotraficante José Tirso Martínez, quien en 2014 fue aprendido por las autoridades por sus nexos con el cártel de Juárez y por lavado de dinero por medio de equipos de futbol como Querétaro, Irapuato y Celaya.

Related posts

Funes Mori explota ante acusaciones de jugar con COVID-19

Editorial Futbol

Héctor Mancilla: ‘En Tigres nunca me sentí inferior a los 4 grandes’

Editorial Futbol

Liga MX. Pol García asegura que no llega de vacaciones al FC Juárez

Editorial Futbol

Leave a Comment