Futbol

Así recuerdan a Miguel Calero, quien cumpliría 50 años

Fue un 14 de abril de 1971 cuando en la pequeña localidad de Ginebra, Colombia, nació Miguel Ángel Calero Rodríguez. Hoy, el guardameta cafetero, quien fuera un referente con Pachuca, estaría cumpliendo 50 años. Y precisamente este día fue elegido como el Día Internacional del Portero, luego de su sensible fallecimiento en 2012.

A principios del milenio, Calero llegó con 29 años a los Tuzos para convertirse en un líder, referente, capitán y uno de los personajes que llevó al cuadro hidalguense a meterse en el top 10 de los clubes más ganadores del futbol mexicano.

El 22 de octubre del 2011, 14 meses antes de su sensible fallecimiento, el Cóndor decidió concluir su carrera y heredó el gafete de capitán al defensa Leobardo López, con quien ganó gran parte de los trofeos en la época dorada del conjunto de la Bella Airosa, incluyendo la Copa Sudamericana 2006, el logro más grande un equipo mexicano en competencias de la Conmebol.

A 50 años del nacimiento de Calero, Leo, de 37 años y jugador en activo del Celaya de la Liga de Expansión, recordó el buen ser humano que era Miguel. Para Leo, hablar de liderazgo es hablar de Miguel Calero, un jugador que dejó una profunda huella en el Club Pachuca y que sigue siendo recordado, no solo por los éxitos que dejó plasmados en sus vitrinas, sino también por el trato y la buena relación que dejó en toda la institución.

“Hablar de Miguel me trae muchos recuerdos. Primero lo recuerdo como una gran persona, como un gran ser humano, un gran profesional, un fuera de serie. Tenía una gran personalidad, un gran liderazgo, ese liderazgo nato con el que solo unos nacen. Tenía un ángel”, mencionó en entrevista con Futbol.

Además, López recordó el momento en el que le pasó la cinta de capitán, la cual estrenó un 25 de octubre del 2011 en un duelo ante el extinto equipo, Monarcas Morelia.

“Cuando empecé había muchos líderes, Miguel era el capitán y después estaba Caballero, Jaime Correa, pero poco a poco el equipo fue cambiando. Se fue el Chaco, Correa, Caballero y cuando estaba el equipo en su mejor momento yo era de los jóvenes”, dijo.

Miguel se mantuvo en el equipo y me tocó ser segundo capitán y cuando él se retira me deja el gafete”.

Leobardo, con quien el Cóndor ganó dos campeonatos de Liga y tres de la Concacaf, reconoció que ese gafete fue una gran responsabilidad para él, ya que era difícil llenar el lugar que dejó el colombiano, que perdió la vida el 4 de diciembre del 2012 a causa de complicaciones por una trombosis.

“Me dejó una gran responsabilidad y en ese sentido al hablar de liderazgo, es muy difícil de poder llenar el lugar que dejó. A la vez me dejó muchas enseñanzas. Fue para mi muy bonito estar en ese momento cuando él se retira y que me haya dejado el gafete para mi es un recuerdo muy bueno que tengo”, agregó.

Calero: El show que fingía lesiones

López, que llegó en 2006 al plantel de los Tuzos proveniente de Indios de Ciudad Juárez, apuntó por qué Miguel era también conocido como “El Show”. No solo por sus espectaculares lances y atajadas, sino también por las mañas que tenía dentro del terreno de juego.

“Con Miguel siempre había momentos muy buenos, por algo le decían ‘El Show’. Le gustaba hacerse notar en varios aspectos dentro de la cancha. De repente tú lo veías con esa gran figura y esa personalidad, y en algunos momentos dentro del partido se hacía el lastimado, hacía que entrara el doctor, se quejaba, todo mundo se espantaba y se levantaba riéndose como si nada. Le gustaba”, finalizó.

Related posts

Chivas repetirá alineación por primera vez para su duelo ante Necaxa

Editorial Futbol

Rayados. Funes Mori anotó golazo de chilena y de penal; va por Chupete

Editorial Futbol

Bruno Valdez prefiere el Clásico Nacional sobre el Capitalino

Editorial Futbol

Leave a Comment